elEconomista.es

Hola demandará a Sálvame: el lío con las fotografías de Isabel Pantoja

10/10/2017 - 10:17

Un fotógrafo traidor, una credibilidad mermada y una tonadillera en Cantora. Estos son los ingredientes del nuevo escándalo interno en la prensa de crónica social. La revista Hola no está dispuesta a perdonar la filtración de los negativos de Isabel Pantoja en el yate este verano y prepara una demanda para el programa de Mediaset que dejó al descubierto su retoque fotográfico.

Según Esdiario, la situación es bastante tensa entre la revista Hola y el programa Sálvame. Al parecer, las imágenes de Isabel Pantoja disfrutando de Ibiza en un yate se realizaron entre varios fotógrafos de diferentes agencias, que pactaron que los beneficios se repartirían a partes iguales. Algo muy habitual entre paparazzi, ya que son muy pocas las ocasiones en que se puede hacer un tema en exclusiva. Sesenta mil euros desembolsó la revista por el material en cuestión.

El problema es que uno de los fotógrafos que captaron a Isabel ha roto el pacto realizado y ha vendido algunas imágenes de la artista a Sálvame, que las emitió este viernes al natural. Este material no podía ser revendido ni exhibido, ya que la revista lo compró en exclusiva, por lo que Hola está dispuesta a querellarse contra el programa y contra El Chichita, el paparazzi que les traicionó. Y eso no es todo: si la revista se niega a pagar los 60.000 euros pactados por las fotografías al resto de reporteros gráficos, estos también demandarían a su compañero.

Fue este viernes cuando el programa decidió mostrar las imágenes de Isabel Pantoja en un yate sin retoque fotográfico. Las fotografías mostraban unos michelines, una celulitis y una flaccidez muy normales en una mujer de 61 años pero que Hola había decidido enmascarar con el famoso Photoshop.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 6

#1
10-10-2017 / 12:03
jose
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Supongo que será lo último que veamos. nada que perder. Nos ahorraríamos perder el gusto y con sus antecedentes quedaríamos por fin liberados

#2
10-10-2017 / 13:04
miguel
Puntuación 7   A Favor   En Contra

Esta si que es una pillada de verdad y no la primera.

#3
10-10-2017 / 17:04
porfin52
Puntuación 5   A Favor   En Contra

A mi de verdad me importa muy poco...el cuerpo de esta corrupta....pero mira que tiene pastaaaaaaa para estar bastante mejor.......aunque la mona se vista de seda, mona queda

#4
10-10-2017 / 18:08
Anónimo
Puntuación 6   A Favor   En Contra

Imaginar como estaría sin las operaciones de estética que lleva encima. Hola no tiene razón en este caso puesto que el foto Photoshop es un engaño y en otros países obligan a poner a pie de foto que son retocadas.

#5
10-10-2017 / 21:19
Diábolo
Puntuación 6   A Favor   En Contra

Pues los del hola... eso no se llama falsedad en la información transmitida?

Menuda revistilla...

#6
10-10-2017 / 21:23
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Esta señora no me interesa lo más mínimo, me da igual si tiene barriga, celulitis o el culo caído....pero lo que me parece totalmente acertado es que Hola, demande a Salvame, a esa programa tan miserable hay que darle sin parar.....


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.