elEconomista.es

Carmen Martínez Bordiú, enamorada de un neozelandés 30 años más joven

9/10/2017 - 9:44

La ex de El Chatarrero vuelve a estar ilusionada y no es para menos. Su nuevo acompañante es neozenlandés, se dedica al coach emocional y tiene 30 años menos que ella.

Tres años después de romper su relación con Luis Miguel Rodríguez (60), Carmen Martínez Bordiú (66) ha pasado página y le ha dado una nueva oportunidad al amor. Hace unos días, la nieta de Franco disfrutó de un romántico paseo nocturno por las calles de Madrid tras disfrutar de la sesión golfa (el pase cinematográfico más tardío) de La cordillera, la última película de Ricardo Darín.

Cogidos de la mano y charlando entre risas, ambos se mostraron muy compenetrados. Se conocieron hace unas semanas pero su feeling es tan fuerte que, según la revista Corazón TVE, ya comparten piso en el barrio Salamanca de Madrid. El joven, de unos 30 años, es neozelandés, se dedica al coachin emocional y le apasiona la filosofía. Su relación empieza a asentarse hasta el punto que Carmen ya se lo ha presentado a sus amigas durante una cena en el restaurante Amazónico de la capital.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 2

#1
09-10-2017 / 15:56
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Cuanto pagará a este chiquito por sacarle de paseo y así hacerse asi unas cuantas exclusivas?

#2
09-10-2017 / 15:59
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Otra como la Belén Estén..... Con yogurines porque "ellas lo valen".....Jajaja.....y además se lo creerán!!!!!


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.