elEconomista.es

Esther Doña llevó figurantes a su fiesta nupcial con Carlos Falcó en El Rincón

6/10/2017 - 13:50

La primera tienda de Rosa Clará en Santander contó con una madrina de lujo, Esther Doña, la flamante nueva marquesa de Griñón. El matrimonio con un aristócrata de esta malagueña de 39 años, de familia modesta y pasado con alguna turbulencia, empieza a dar sus frutos para la economía de la señora de Falcó, que no tenía ocupación remunerada conocida hasta que conoció al ex marido de Isabel Preysler y padre de Tamara Falcó.

Y hablamos de los vínculos familiares más famosos de este marqués y empresario de los vinos y aceites que llevan su nombre, porque Carlos Falcó es ahora el marido de Esther Doña en lugar de viceversa.

En Santander estaba pactado que Falcó acompañaría a su joven esposa en su estreno en el photoccall de la firma nupcial que la tiene contratada, y de hecho Carlos llegó con ella a la capital cántabra, pero en cuanto se bajaron del coche, se escurrió con tanta habilidad entre la prensa convocada que finalmente no logramos ninguna foto suya en el evento, ni con Esther ni tampoco con Rosa Clará.

A la malagueña le ha dado seguridad entrar a formar parte de la nobleza. Posó con soltura y cierto gesto de desafío con los brazos en jarras y habló en este bolo bien pagado como nunca lo había hecho antes. Incluso explicó que podía ser madre si quisiera. El detalle de que su marido vaya a cumplir 81 años no salió a relucir. Hay quien se ha atrevido a comentar que Esther tuvo un embarazo malogrado en alguno de sus dos matrimonios anteriores, como han recordado ciertas malas lenguas a Informalia, pero ése es un asunto que nunca ha sido confirmado. 

Para Esther, la ausencia de los hijos mayores de su marido en la fiesta social de su boda el pasado 22 de setiembre no tuvo importancia, ya que Tamara, Sandra y Manuel Falcó "tenían la agenda ocupada, y a Tamara cuando viene a casa tenemos una relación fenomenal, es una buena niña", dice la marquesa, apenas un año mayor que su nueva hijastra. El caso es que la hija de Isabel Preysler y Carlos Falcó explicó públicamente que no había estado en la fiesta "por razones personales". Según ha podido saber Informalia, esas razones y las de otras notables ausencias podrían haberse debido a que había sospechas de que la fiesta tenía una puesta en escena pensada únicamente para la sustanciosa exclusiva que los novios cobraron de la revista Hola. De un familiar muy cercano al marqués hemos oído en directo: "Había gente rarísima, parece que habían pagado a figurantes para hacer bulto". Tal cual.

De todas formas, la marquesa de Griñón aseguró en Santander que harán muchas más fiestas en el palacio de El Rincón para invitar a los amigos que no pudieron acompañarles ese día, entre ellos el rey emérito, amigo del marqués, otro convocado que declinó su asistencia. ¿Veremos a don Juan Carlos posando en el photocall de la siguiente exclusiva?


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0