elEconomista.es

López Madrid y Elisa Pinto se ven las caras en el juzgado: sexo, puñaladas y compiyogui

5/10/2017 - 8:28

Casi cuatro años después de su último encuentro, la doctora Elisa Pinto y el empresario Javier López Madrid han vuelto a verse las caras. Fue el pasado lunes, en el Juzgado número 26 de Madrid.

El enfrentamiento judicial de la dermatóloga y el yerno del todopoderoso Juan Villar Mir, y ex compañero de yoga de doña Letizia, se desarrolla en dos causas diferentes. La doctora Pinto denunció en su día por acoso a López Madrid, antiguo paciente y con el que mantenía también una relación de amistad y afecto, agobiada por una actitud presuntamente obsesiva del empresario.

Meses después, acabó siendo apuñalada. Se señaló entonces como presunto autor de la agresión al comisario José Villarejo, al que López Madrid había pedido consejo y ayuda para acabar con las denuncias de la dermatóloga. Elisa Pinto reconoció al policía en una rueda y hoy está imputado por esos hechos, ocurridos en presencia del hijo de la doctora.

López Madrid y Elisa Pinto coincidieron en la sala cuatro años más tarde de su último encuentro pero sus miradas apenas se cruzaron, a pesar de que tuvieron que escuchar juntos delante de la jueza la grabación de una conversación mantenida el 10 de diciembre de 2013 en la consulta de Pinto. Allí se había presentado sin previo aviso López Madrid, acompañado de un abogado o policía, con una grabadora oculta. Casi como un monólogo, le pedía a la doctora que le dejara en paz, mientras ella contestaba que no sabía de qué le estaba hablando. "Te tenemos absolutamente localizada", advertía López Madrid en la grabación, como si hablara de un grupo organizado y no sólo de sí mismo.

El informe de los peritos que analizan el tono, inflexiones e intencionalidad de este tipo de conversaciones concluye con que López Madrid parecía llevar un guión perfectamente preparado para ser grabado y quizá utilizado más tarde, como así ha sido, de acuerdo con fuentes de la investigación. En otra de sus denuncias, el amigo de la Reina asegura que la doctora Pinto le mandaba mensajes amenazantes desde un teléfono prepago y que esos mensajes estaban localizados cerca del domicilio y el despacho de la dermatóloga, algo que, según los expertos, es técnicamente imposible de precisar, salvo si esa localización no se hace por mandato judicial, orden que ningún juez había emitido.

Se da el caso de que uno de los mensajes amenazantes, enviados supuestamente por Elisa Pinto a López Madrid desde los alrededores de su domicilio se hizo mientras la médico y su familia estaban de vacaciones en Punta Cana, como sus abogados han demostrado ante el tribunal mostrando sus billetes a la República Dominicana y pasaportes sellados. ¿Quién enviaba entonces los mensajes?

El proceso sigue su curso en ambos juzgados y algún día llegarán las conclusiones. Este pasado lunes, Javier López Madrid lloró ante la jueza, tal vez interpretando el papel de víctima de las presuntas maquinaciones de Elisa Pinto, a la que culpó de haber tenido que dejar España para instalarse en Londres. Lo cierto es que después de haber sido salpicado por las tarjetas black, por el caso Bankia y ser imputado en los sumarios de los casos de corrupción Púnica y Lezo, López Madrid se fue como exiliado a Londres, lo que no impidió que fuera detenido en el aeropuerto de Madrid en abril de 2017, cuando regresaba a España. Después de pasar toda la noche en el calabozo, llorando también amargamente, fue puesto en libertad bajo fianza de 100.000 euros.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 3

#1
05-10-2017 / 10:34
gromenhauer
Puntuación 5   A Favor   En Contra

chanchullero pepero de los de rascar

#2
06-10-2017 / 01:57
Puntuación 5   A Favor   En Contra

Este sinvergüenza, además de corrupto, mentiroso y acosador, es también un llorón...... Qué joya de personajillo. Espero que antes o después entres en la cárcel con tu compinche Villarejo y que os harteis de llorar!!!!!!

#3
06-10-2017 / 01:59
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Este niñato tiene una pinta de pijo desnortao, que huele a lo lejos....