Miriam González y Nick Clegg revelan la batalla de su hijo contra el cáncer

14/09/2017 - 11:15

La abogada española y su marido, el exviceprimer ministro británico, han hablado durante una entrevista de televisión sobre la dura enfermedad que está atravesando su hijo Antonio, con tan solo 15 años. En septiembre del año pasado, el joven fue diagnosticado con el linfoma de Hodgkin en fase 2, una enfermedad por la que se forman células cancerosas en el sistema linfático.

Miriam González (49) y Nick Clegg (50) han concedido la que probablemente haya sido la entrevista más íntima y dura de sus vidas. Aunque están acostumbrados a hablar ante las cámaras, el político liberal y su mujer acudieron este miércoles al programa Lorraine de la cadena inglesa ITV para hablar de un tema muy diferente de los que suelen tratar. Y es que su hijo mayor está mayor lidiando una batalla contra el cáncer, que según han declarado, ha empezado a remitir.

Fue hace un año cuando Antonio recibió la dura noticia de que padecía esta enfermedad, "uno de los momentos más difíciles" que tuvo que afrontar la familia Clegg-González, según ha contado el propio Nick. Desde entonces, el mayor de los tres hijos de la abogada empezó a recibir un tratamiento a través del hospital público University College de Londres (UCL), donde se percataron que el cáncer, que inicialmente se había localizado en el cuello, se había extendido hacia el pecho. Ante esto, el joven se sometió a un duro tratamiento con quimioterapia y esteroides en periodos de cuatros meses, lo que ha hecho que ahora comience a disminuir.

Pese a todo, la familia intentó seguir con la normalidad de sus días. Nick Clegg se presentó a la reelección como diputado del Partido Liberal-Demócrata, pero acabó perdiendo. Aún así, decenas de conocidos han valorado la entereza con la que la familia se ha enfrentado a este drama.

Visiblemente afectada, Miriam ha reconocido que uno de los momentos más duros fue tener que dar a su hijo la noticia. "Primero piensas, ¿por qué yo? ¿por qué mi hijo? Luego pasas una fase de culpabilidad, ¿he hecho algo mal? Quieres hacer algo. Luego te das cuenta de que no hay mucho que puedas hacer como padre. Lo único que puedes hacer es estar ahí". González y su familia han lidiado con todo este fatal panorama de la manera más natural posible. "Al día siguiente, él fue a la escuela, se levantó y le dijo a todo el mundo: 'Tengo cáncer'. Otros niños y otras familias lo llevan de manera muy diferente, cada uno tiene que encontrar su modo. Nosotros lo manejamos siguiendo adelante e intentando mantener las cosas lo más cercanas posible a la rutina que teníamos antes y siendo muy abiertos sobre ello".

Antonio, que ya ha dado sus primeros pasos hacia la recuperación, va a tener que seguir sometiéndose a revisiones. "El linfoma estaba por todo su pecho y cuello y le hacen pruebas cada tres meses, creo que durante un par de años, así que siempre tenemos algo de ansiedad cada tres meses, pero básicamente está en el camino de la recuperación", ha dicho en televisión el expolítico británico.

Gónzalez y Clegg, que son padres de otros dos hijos de 13 y 8 años, han querido contar en televisión esta dura enfermedad para que la sociedad tome conciencia de ella. Aunque diagnosticar el cáncer lo antes posible es una de las claves para acabar con él, el fuerte tratamiento al que deben someterse los afectados provocan una serie de efectos secundarios muy duros para el organismo. Por ello, Miriam y Nick se han sumado a la campaña de Bloodwise, que intenta encontrar tratamientos alternativos a los de la quimio.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.