Miguel Bosé regresa a Panamá con sus cuatro hijos pero sin su madre

6/09/2017 - 19:00

La gira veraniega de Miguel Bosé llega a su fin y el cantante regresa a Panamá, donde nació el 3 de abril de 1.956. Sus padres, Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé, quisieron que viniera al mundo en un país donde se librara del servicio militar, que era obligatorio por entonces en España. Su madre, de 86 años, no viaja con él esta vez.

En Panamá le esperan sus cuatro hijos, a los que llevó al colegio hace unos días en un viaje de ida y vuelta. Hasta hace unos meses, Lucía Bosé ejercía de abuela de sus cuatro últimos nietos en la capital panameña, mientras Miguel actuaba en distintos países de Latinoamérica. Pero en Navidad, Lucía se quejaba en Madrid del calor que hacía en aquel país y de echar de menos España.

El caso es que después de la muerte de su nieta Bimba Lucía apareció en el mes de marzo en el plató de Sálvame, hablando de temas familiares con la franqueza que la caracteriza. Y cuando dijo que Miguel, que ahora tiene 61 años, había sido muy atractivo pero "ahora está en clara decadencia", la frase hizo pensar que las relaciones madre-hijo volvían a pasar por una nueva crisis.

En aquel momento también se comentó que a Miguel le había molestado que su madre apareciera en un programa de ese tipo, donde puede pasar de todo. Lucía Bosé vive recluida desde entonces en su casa del pueblo segoviano de Brieva y no parece que por el momento, regrese a Panamá para cuidar de sus nietos.

Por su parte, el cantante se despidió de España con una nueva intervención de su lucha contra el Sida, celebrada el martes en el Club Siglo XXI de Madrid. Fue un coloquio en el que participaron la presidenta del Congreso, Ana Pastor, médico de profesión, y el doctor Bonaventura Clotet. El médico catalán, padre del actor Marc Clotet, investiga una vacuna y tratamientos contra esta enfermedad desde hace más de 25 años. Miguel Bosé le convenció para luchar contra esta causa, "a la americana", es decir, con una gran fiesta benéfica en la que los invitados pagaran una cantidad importante, dedicada íntegramente a la Fundación Lucha Contra el Sida, que preside el doctor Clotet y de la que Miguel Bosé es embajador.

Miguel explica su implicación en la lucha contra la enfermedad porque ha visto morir de sida a muchos amigos y gentes conocidas, sobre todo cuando no había los conocimientos y la prevención que hay ahora. A pesar de todo, 36 millones de personas de todo el mundo están infectadas y la mortalidad sigue siendo muy alta en países subdesarrollados.

Quizá Miguel tiene también especial sensibilidad sobre este tema porque a principios de los años 90 un rumor que corrió por todas las redacciones le dio por muerto y hasta publicaron la noticia a las 7 de la mañana en televisión, acompañada del Réquiem de Mozart.

"Lo viví con una mala hostia tremenda", comentó Bosé en una ocasión. "Me sentí traicionado por la falta de sensibilidad ante algo así y pillé un gran cabreo. No sólo por la traición, sino también por el desprecio y la desinformación de buena parte de la sociedad sobre este asunto", dijo. "La prensa no dejó que la verdad acabara con una buena noticia. No se contó que yo estaba en Francia rodando una película. Era más interesante el bulo que se había levantado", recordaba el cantante. Pero por fortuna Miguel Bosé estaba sano y salvo, y ahí sigue, pero no olvida a los que realmente padecen el mal.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.