Los polémicos tacones de Melania Trump para visitar las zonas afectadas por el huracán Harvey

30/08/2017 - 9:43

Este martes, Donald Trump y su esposa se desplazaron a Texas, una de las zonas afectadas por el huracán Harvey. Sin embargo, la noticia no fue su viaje en sí, sino el look que lucía la primera dama, que apareció antes de poner rumbo al lugar con unos altísimos tacones de aguja, algo que provocó un auténtico revuelo tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación.

Melania Trump combino sus stilettos con una chaqueta verde tipo bomber del ejército, gafas de aviador y pantalones capri ajustados. El estilo de la ex modelo fue muy criticado en la red, así como en la prensa internacional. Mientras la publicación estadounidense The Daily Beast se burlaba de ella al sugerir que había "impermeabilizado" los zapatos antes de volar a Houston, el periódico británico The Mirror titulaba: "La ropa más inapropiada que se podía imaginar".

Ante la gran oleada de críticas y ataques, la oficina de Melania reaccionó y la primera dama se cambió de ropa en pleno vuelo. En su llegada a territorio tejano, los tacones pasaron a mejor vida y fueron sustituidos por unas zapatillas de deporte blancas. Además, la eslovena lucía una camisa del mismo color, pantalones negros pitillo, el pelo recogido y una gorra azul marino de béisbol con la leyenda de FLOTUS, las siglas de First Lady of the United States (Primera dama de los Estados Unidos).

Polémicas al margen, el matrimonio Trump realizó su primera parada en Corpus Christi, una ciudad de 320.000 habitantes. Allí comprobaron las consecuencias del huracán Harvey, que tocó tierra el viernes por la noche en la costa texana con una fuerza de categoría 4. Su próximo destino será Austin.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.