elEconomista.es

Andreu Buenafuente y Silvia Abril: todos los detalles de su boda secreta

21/08/2017 - 17:35

Tras diez años juntos y una hija en común, el presentador y la humorista se dieron el 'sí quiero' en una ceremonia secreta celebrada en Barcelona a principios de verano. Ahora, los detalles de aquel día salen a la luz: el vestido de la novia, los invitados, qué hacía Ada Colau...

Silvia Abril (46) y Andreu Buenafuente (52) han mantenido su relación de la forma más discreta posible y su boda no podía ser menos. Se casaron en la más estricta intimidad el pasado mes de julio en el Ayuntamiento de Barcelona y la encargada de declararlos marido y mujer no fue otra que la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau. Al enlace acudieron acudieron sólo sus más allegados y Joana, su hija de cuatro años.

Algo parecido a "vacaciones". @silviabril #nohacernadaeshaceralgo

Una publicación compartida de Andreu Buenafuente (@andreubuenafuente) el

Detalles que desveló la actriz Concha Velasco (78) el pasado sábado en el programa Sábado Deluxe. Aseguró, además, que el novio iba ataviado en mangas de camisa y calzado deportivo y ella con un vestido de flores blanco y negro. Muy informales, Silvia se recogió el pelo al salir del Ayuntamiento y se bajó de los tacones para ponerse unas alpargatas. Un ejemplo de comodidad que imitó su hija Joana, que entró al enlace con una sillita rosa de juguete con su muñeca.

Tras la ceremonia, los invitados, entre los que se encontraban varios amigos y compañeros de profesión de la pareja, se trasladaron a celebrarlo al restaurante Gaig, con una estrella Michelín, al que acudieron Concha Velasco y Ada Colau, entre otros. Ahora, la pareja disfruta de un merecido descanso antes de retomar sus compromisos laborales en septiembre.

Andreu y Silvia se conocieron en 2006 mientras trabajaban juntos en el programa de Buenafuente. Se enamoraron gracias al personaje interpretado por la actriz, La niña de Shrek: "Sí, me enamoré de ella. Una vez se acercó a mi mesa, en directo en el programa, disfrazada, se levantó la falda y en realidad me miró con cara de Silvia, no de niña de Shrek. Nadie se dio cuenta, pero yo sí. Después quedamos y hablamos mucho, cenamos, seguimos hablando. Fuimos a casa, seguimos hablando… Y le dije: 'Nos deberíamos dar un beso ya'. Y en ese momento empezamos a salir", contó el presentador en la cadena TV3.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0