elEconomista.es

Miguel Bosé, extorsionado por unas fotografías de sus hijos

16/08/2017 - 9:23

El cantante ha denunciado haber sufrido un ciberataque en el que le habrían sido sustraídas unas imágenes familiares de sus hijos menores, Telmo, Ivo, Tadeo y Diego. Asegura que una publicación le ha exigido 60.000 euros a cambio de mantener la privacidad de dichas fotografías.

Miguel Bosé (61) ha puesto el caso en manos de la Policía. Según afirma El Español, el cantante acudió a la comisaría hace unos días para denunciar que había sido víctima de una extorsión económica a partir de un ciberataque en su teléfono móvil. En su declaración asegura que el pasado 7 de agosto recibió varios correos electrónicos y mensajes en los que le exigían 60.000 dólares a cambio de unas imágenes del verano de 2016, en las que aparecía con sus cuatro hijos en el parque Disneyland Anaheim de Los Ángeles (EE.UU) y que él mostró en las redes sociales ocultando la cara de los menores.

Disfrutando con mis hijos de #Disneyland el #LugarMásFelizdelMundo os lo recomiendo! Una pasada!!!

Una publicación compartida de Miguel Bosé Oficial (@miguelbose) el

Bosé ha aportado los mail como pruebas de la supuesta extorsión. En el primero de ellos, es un medio de comunicación el que le pone al corriente de la situación: "Estimado Miguel Bosé. Le escribimos en relación a unas fotos que nos hicieron llegar a nuestra redacción y que intentan vendernos...". Horas después, recibió otro correo desde una dirección distinta: "Señor Bosé, tenemos entendido que una reportera entró en comunicación con usted en relación a unas fotos que estamos queriendo vender a esta publicación. Tenemos una oferta inicial de 60.000 dólares por todas las fotos, si tiene usted otra oferta... Tenemos más fotos éstas de Disney, otras en un jardín... Usted diga qué quiere hacer. Queremos una respuesta rápida".

El intérprete de Amante Bandido asegura que aceptó la invitación para figurar como imagen comercial del citado parque con la condición de que la cara de sus hijos se ocultara, por lo que fueron fotografiados sólo de espaldas. Eso sí, la familia tomó otras fotos donde se veía el rostro de los pequeños, unas imágenes que fueron entregadas a Bosé en un archivo informático y cuyas copias fueron destruidas por la empresa.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0