Carmen Franco dice que su pazo de Meirás nada tiene que ver con Marivent

17/07/2017 - 10:05

Este domingo, Carmen Franco celebró su santo en casa de unos amigos en La Granja de San Ildefonso, huyendo del calor de Madrid, mientras su hija, la otra Carmen de la familia, se quedaba en la capital. La matriarca de los Franco cuenta los días que faltan del mes de julio para emprender viaje a Galicia donde pasa sus vacaciones favoritas en el Pazo de Meirás, situado en el municipio de Sada, en La Coruña.

Es una mansión tan hermosa como polémica. Meirás perteneció a Rosalía de Castro y cuando más tarde pasó a ser propiedad de la región, las autoridades hicieron una suscripción pública con carácter 'voluntario' para regalársela a Franco.

Con la llegada de la democracia y la libertad de expresión, muchos denunciaron que ese 'regalo' del pueblo gallego al dictador se había hecho coaccionando a la gente y con amenazas.

Los partidos de izquierdas y los nacionalistas gallegos exigieron que la hija de Franco dejara Meirás y que el pazo volviera a ser propiedad pública. Sin embargo sólo consiguieron que fuera declarado Bien de Interés Cultural y que durante varios meses al año pudiera visitarse los viernes durante cuatro horas, pidiendo cita por correo electrónico o llamando a un número de teléfono.

Turistas y curiosos pueden recorrer los jardines y algunas estancias, como ocurre con el palacio de Liria en Madrid, que la familia Alba permite visitar los viernes.

En el mes de agosto, que es cuando Carmen Franco, algunos de sus hijos y nietos se instalan allí, se suspenden las visitas. Todos los veranos pasa allí un fin de semana, Luis Miguel Rodríguez, el Chatarrero. Ya no es novio oficial de Carmen Martínez Bordiú (66) aunque mantiene muy buena relación con la familia, especialmente con Carmen Franco.

Hace unos meses se denunció públicamente que el teléfono al que había que llamar para solicitar cita no funcionaba: "Este número no existe. Compruébelo y marque de nuevo", escuchaban asombrados los interesados.

Carmen Franco justificó esta situación explicando que eran problemas técnicos. La compañía telefónica les había cambiado el número sin avisar y el personal del pazo que atendía hasta entonces las llamadas se había visto desbordado.

Este domingo Carmen Franco aseguraba a Informalia que ahora quien se encarga de organizar las visitas es la Fundación Francisco Franco y que ya no hay ningún problema.

El palacio de Marivent en Mallorca, residencia veraniega de los reyes, también tendrá que permitir que la gente visite sus jardines cuando la familia real no esté allí de vacaciones. Más de 35.000 turistas han pasado por Marivent desde su apertura al público en el mes de mayo, hasta este pasado sábado en que se ha cerrado ya ante las inminentes vacaciones de los reyes.

Para Carmen Franco, la situación de Meirás y Marivent no es comparable. "El pazo de Meirás es nuestro con todas las de ley como así consta en el Registro de la Propiedad, mientras que el de Marivent fue cedido por un señor griego, Saridakis, a la ciudad de Palma. No es lo mismo", explica la nieta de Franco.

A la familia del dictador nunca le ha hecho gracia tener que aceptar que su casa sea escudriñada por extraños, aunque muchos visitantes sean nostálgicos del franquismo.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0