Tamara Gorro carga contra Alberto Garzón para defender la gestación subrogada

27/06/2017 - 18:09

La mujer de Ezequiel Garay está muy enfadada con el líder de Izquierda Unida, que ha expresado su opinión en contra de la gestación subrogada, el método con el que ella cumplió su sueño de ser madre.

Ése es el tuit que ha compartido Alberto Garzón (31) en su página personal y que ha enfadado, y mucho, a Tamara Gorro (30). La esposa de Garay (30), futbolista del Zenit ruso, ha utilizado también las redes sociales para enfrentarse a él y dar su opinión sobre el tema.

Tamara, indignada, ha relatado lo sucedido en Instagram y ha compartido su enfado con todos sus seguidores: "Le acabo de contestar al señor Alberto Garzón porque me parece vergonzoso lo que dice. Estoy hasta las narices de que nos tengan que tapar la boca a las personas que realmente queremos luchar por algo", ha afirmado. "¿Pero tú quién eres para decirme a mí lo que tengo que hacer yo con mi cuerpo? ", ha preguntado a Garzón. "Estoy al lado de todas las personas que siguen y luchan con ello (?) yo no gano nada, salvo que mucha gente consiga lo que yo un día conseguí: la felicidad".

La ex tronista de Mujeres, Hombres y Viceversa es una de las más férreas defensoras de la gestación subrogada. Así cumplió su sueño de ser madre tras sufrir varios abortos. En noviembre de 2015 vino al mundo Shaila, hija biológica de Tamara y Garay pero gestada en un vientre de alquiler por una mujer estadounidense, donde la práctica es legal. Ahora, y tras someterse a un tratamiento en Los Ángeles, la bloguera ha conseguido quedarse embarazada y acaba de superar su primer trimestre, por lo que dará un hermanito o hermanita a su primogénita en diciembre.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.