Ana Boyer y Fernando Verdasco se replantean su cuento de hadas en Qatar

7/06/2017 - 12:43

Ser la 'esposa' (aunque sin papeles) de un tenista profesional es un lujo que muchas personas quisieran para sí. Milán, Venecia, Miami, París, Madrid... La única hija del Miguel Boyer e Isabel Preysler decidió independizarse de su madre y abandonar Villa Meona rumbo a Oriente con su novio, al que sigue por medio mundo. Pero a sus 28 años, la economista y su novio puede que tangan que cambiar su fabulosa residencia de Qatar por un plan B.

😍❤️

Una publicación compartida de Ana Boyer Preysler (@anaboyer) el

El sueño de tierra batida del novio de Ana Boyer no es el único que se ha apagado. Kei Nishikori extinguió el fuego de Fernando Verdasco en Roland Garrós. El 'yerno' de Isabel Preysler le colocó al japonés un rosco (0-6) en el primer set, pero el nipón se convirtió en su verdugo venciéndole sin piedad en las otras tres mangas (6-4, 6-4 y 6-0).

Verdasco no pasó de segunda ronda en Madrid ni Roma, los dos Masters 1000 que ha disputado en arcilla antes de París. A sus 33 años, no son pocos los que le ven pensando en una segunda etapa de su vida. Pero su plan Doha se tambalea después de las últimas noticias que convierten el paraíso de Qatar en un lugar incierto.

La ruptura de las relaciones entre Arabia Saudí y Qatar es la crisis diplomática más grave entre los países del Golfo de los últimos años. Qatar es dominado por la familia Saud desde los palacios de Riad. Podría estar gestándose desde 1995, y el gas natural es la mejor explicación de esta larga disputa, pero Verdasco no la vio venir, se instaló allí, aceptó una mansión y a cambio d epromocionan el país y la ciudad. Y ahora puede que tenga replantearse esta decisión.

Qatar, hogar a tiempo parcial del tenista madrileño, quema: el Gobierno de Arabia Saudí acaba de retirar el permiso de operaciones a la aerolínea catarí Qatar Airways y ha ordenado el cierre de todas sus oficinas en el país después de que Riad rompiese sus relaciones diplomáticas con Doha.

Además de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Baréin, que también han roto relaciones con Doha, han cerrado sus espacios aéreos a las aerolíneas cataríes. Eso significa que los vuelos de Qatar Airways hacia el oeste (por ejemplo para volar hacia Europa) solo pueden pasar por el espacio aéreo de Irán y Turquía.

Lo peor puede estar por venir. Estos países justifican el aislamiento de Qatar por el supuesto apoyo de Doha a "organizaciones terroristas", entre las que citan a los Hermanos Musulmanes, el Estado Islámico y Al Qaeda.

Sonaba bien. Ana vivía viajando por el circuito del Tenis profesional, envuelta en la nube de pasión junto a Verdasco, y descansando en la mansión regalada en Doha, en la costa oriental de la península de Qatar.

Daba igual que allí las mujeres sean discriminadas, muchos trabajadores son explotados, se torture y la libertad de expresión esté restringida. A siete mil kilómetros de Puerta de Hierro, Ana y Fernando instalaron este invierno su cuartel general. Por supuesto no paraban y se movían entre Madrid, Miami, Londres o Dubái, entre otros destinos, y siempre rodeados de envidiables atenciones materiales. Ahora Verdasco acaba de caer en París pero volver a casa es complicado: el espacio aéreo de Qatar está semibloquedo, el país aislado y la crisis diplomática puede convertir Doha en un polvorín. Una española residente en la ciudad dice que hay colas en los bancos, que la gente corrió a los supermercados para hacer acopio de comida y que el Gobierno ha tenido que explicar que no faltará el pollo, y que sus importanciones proceden de muchos sitios. 

Sin uda, esta situación podría afectarles a Verdasco y a la hija del ministro socialista fallecido. Si bien la situación política y social del país en el que han pasado tanto tiempo no influía en su burbuja feliz (aunque se dijo que no podían convivir como marido y mujer sin estar casados), el bloqueo es otra cosa.

Hasta ahora Qatar formaba parte de la coalición internacional, encabezada por Arabia Saudí, que participaba en el conflicto armado de Yemen. Cuando la joven economista decidió abandonar su carrera laboral o tal vez aparcarla para seguir a Fernando hasta donde fuera Qatar, donde el deportista tiene intereses comerciales, se convirtió en su nido de amor.

Vistas en #Doha 😊 #GreatViews #Qatar

Una publicación compartida de Ana Boyer Preysler (@anaboyer) el

Por suerte, Fernando y Ana no han cerrado su fabulosa residencia de Madrid, situada a espaldas del Bernabéu, en el Paseo de la Habana, donde poseen su ático con piscina privada. Pero al tenista le regalaron una fabulosa mansión en Doha y él, para corresponder a sus mecenas árabes, promocionaba la ciudad, fundada como un pueblo de pescadores en 1825, bajo el nombre de Al-Bida. El nombre de "Doha" proviene de la palabra árabe Ad-Dawhah que significa: "El Gran Árbol". Hoy es un centro cosmopilita de primer orden, 

La pequeña de la Preysler, ajena al infierno que viven millones de trabajadores explotados o mujeres sometidas a terribles discriminaciones, recibía la visita de sus familiares, como la de su hermano mayor, Enrique Iglesias, que la visitó en marzo. 


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0