Donald Trump: la condición que impuso a Melania para tener un hijo

28/04/2017 - 11:57

El presidente de Estados Unidos le puso una condición a su mujer antes de acceder a tener descendencia juntos: ella debía recuperar su físico tras el parto. La ahora primera dama aceptó el envite y le prometió recuperar la forma, tal y como aseguran medios estadounidenses.

"Ella le tuvo que prometer que todo regresaría a su sitio", cuenta una fuente cercana a Melania (47) y a Donald (70) a la revista Vanity Fair. Un acuerdo que ha sido tachado de 'machista' y que aumenta las informaciones que apuntan a una crisis en el matrimonio.

Corría el año 2005, cuando la modelo se quedó embarazada. En ese momento, Melania era poseedora de una cuidada figura, algo a lo que el empresario no estaba dispuesto a renunciar por tener un vástago más.

No es la primera vez que la maniquí parece reafirmar los comportamientos machistas de su marido. Hace unos meses, la propia Melania declaraba a la misma revista que Donald era un hombre "muy comprensivo", porque si tenía que darse un baño o necesitaba un rato para ella, "lo entendía".

En el escrito se reafirma la idea de la crisis entre ambos, con testimonios de gente muy cercana a la presidencia que hablan de, por ejemplo, la negativa de la eslovena a mudarse al consistorio. Según se anunció en el momento que Trump llegó al poder, su mujer se ha quedado en Nueva York con su hijo Barron hasta que éste termine el curso escolar.

Las fuentes inciden en que el traslado no va a producirse o que, en el caso de que finalmente se efectúe, será aún más tarde de lo esperado. Las malas caras de Melania en los actos (las cuales han sido ligeramente modificadas), los malos gestos de su marido, quien apenas está pendiente de ella públicamente o que se especule con que ni siquiera duermen juntos cuando se ven son aspectos que parecen aumentar la tensión.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.