Mariló Montero piropea al novio de su hija: "Es un cañonazo"

21/04/2017 - 17:29

Rocío Crusset, hija de la presentadora y Carlos Herrera, comparte desde hace meses una relación sentimental con el guapo modelo cubano, Juan Betancourt, un idilio que ha sido bendecido por la propia Mariló, que se deshace en elogios hacia su 'yerno'.

"Es un cañonazo, guapísimo... de lo mejor que hay en el negocio", reconoció Montero en la presentación del cortometraje Cuánto. Más allá del dinero, que se celebró en Madrid.

El modelo no es el único al que piropea la periodista, quien también dirige cariñosas palabras a sus hijos: "Estoy muy orgullosa de los dos porque están trabajando muy duro, están muy sanos y tienen un buen apoyo familiar, tienen la cabeza bien amueblada".

Tras un tiempo en Nueva York, Mariló es feliz en España: "Mi vida es la que tiene que ser, estoy sacando lo mejor de mi propia existencia, estoy muy bien", dice y admite, eso sí, que echa de menos la Gran Manzana pues "ha sido una experiencia muy intensa".

En lo que respecta al terreno sentimental, la presentadora navarra asegura que no se arrepiente de ninguna de sus relaciones pasadas: "Si olvidáramos lo vivido, olvidaríamos nuestros conocimientos y entonces repetiríamos nuestros errores. La experiencia de la vida te da madurez y sabiduría, que son algunos de nuestros mayores valores vitales", divaga.

En cuanto al plano laboral, Montero no se cierra puertas: "Estoy en fase de estudio, de mucha lectura y haciendo ideas y proyectos", concluye.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 1

#1
24-04-2017 / 04:43
Sheikh
Puntuación 2   A Favor   En Contra

como el resquicio de un cañonazo os dejaba el ojal a las dos


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.