Rocío Crusset y Juan Betancourt confirman su romance con un 'California Dreaming'

17/04/2017 - 16:11

Follamigos, amigos con derecho a roce o simplemente coleguitas: lo que ellos quieran. Son jóvenes, guapos y tienen el dinero: el Festival de Música y Artes de Coachella Valley (California) les apetecía y allí están ellos. La hija de Carlos Herrera y el guapo modelo forman parte del elenco de rostros conocidos que ha acudido estos días para disfrutar y lucir palmito.

La hija de Mariló Montero disfruta estos días de su primer Festival de Coachella y no lo está haciendo sola. Su novio, el modelo Juan Betancourt, la ha acompañado al otro lado del charco para mezclarse con lo más 'chic' de Estados Unidos: Rihanna, Alessandra Ambrosio, Paris Hilton... Eso sí, ni Rocío ni su novio han querido ofrecer aún un posado juntos en las redes sociales y han presumido de planazo por separado.

Day 2🌵🌺 #coachella

Una publicación compartida de Rocío Crusset (@rociocrusset) el

Day one🌵🌈🌴 #COACHELLA

Una publicación compartida de Rocío Crusset (@rociocrusset) el

Highway to hell ⚡️ #coachella

Una publicación compartida de Juan Betancourt (@juanbetancourtt) el

#coachella 🌵

Una publicación compartida de Juan Betancourt (@juanbetancourtt) el

El que sí ha desvelado que los tortolitos andan juntos en Coachella es su amigo Xavier Serrano, que ha compartido una fotografía de los tres en el coche.

Day 2 🦀🐡🦋

Una publicación compartida de Xavier Serrano (@xserrano9) el

Tanto Rocío (22) como Juan (26), que salen desde el pasado mes de agosto, tratan de mantener su relación con la mayor discreción posible. Tanto, que incluso negaron la evidencia. Finalmente, el pasado mes de febrero, la hija de Carlos Herrera admitió su relación: "Juan es un amigo especial".


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.