Kim Kardashian y Kanye West, destrozados en el funeral de su sobrino

27/03/2017 - 10:58

Ambos acudieron este viernes a la despedida del pequeño Avery, que murió la pasada semana mientras dormía a los 14 meses de edad. Un duro golpe para la familia, sobre todo para Kanye, que mantiene una estrecha relación con su primo e incluso trabaja con él en su sello discográfico. Kim y el rapero se desplazaron hasta Los Ángeles ataviados con grandes gafas de sol y ropa negra para apoyar a los padres del bebé.

Avery era hijo de Ricky Anderson, el primo de Kanye West (39), por lo que no es de extrañar que esta pérdida haya afectado tanto al rapero y a su mujer, Kim Kardashian (36).

Según han declarado fuentes cercanas a Hollywood Life, la celebritie podría haberse obsesionado con este suceso hasta tal punto que estaría durmiendo en la misma habitación que sus hijos, North y Saint, por miedo a que fallecieran de la misma forma que su sobrino.

Y es que el pequeño no presentaba ninguna muestra de estar enfermo o sentirse mal, sino que murió súbitamente mientras dormía por la noche. "Kanye la ha apoyado con todo eso, pero también está impactado por esta pérdida", ha añadido dicha fuente.

La madre del pequeño compartió con sus seguidores el sentimiento de pena que le invadía. "La vida es tan injusta. Te amo con todo mi ser y con esto dolor insoportable tendré que encontrar la fuerza para hacer las cosas sin ti", escribía Erica Paige junto a un vídeo del pequeño.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0