Antonio Banderas, ingresado en el hospital por problemas cardíacos

20/03/2017 - 12:30

El actor no atraviesa un buen momento en lo que a su salud se refiere. Tras sufrir un intenso dolor en el pecho el pasado mes de enero por el que tuvo que visitar las urgencias de un centro médico en Málaga, ha ingresado en un hospital especializado en cardiopatías en Ginebra.

Según el diario suizo Blick, Antonio Banderas (56), que se encontraba en Ginebra por motivos laborales, sufrió un intenso dolor en el pecho que le obligó a ingresar en el Clinique Grenolier, un centro especializado en cardiopatías. Un capítulo que ya vivió el pasado mes de enero, cuando el actor malagueño pasó por las urgencias de un centro en su ciudad natal por el mismo motivo.

Banderas aseguró entonces que todo había sido un "susto sin importancia", pero parece que algo ha cambiado porque su novia, Nicole Kimbell, se ha encargado de todas las gestiones para que el actor se someta a exhaustivas pruebas médicas y a un tratamiento si se cree conveniente. Para ello, la empresaria ha alquilado un apartamento muy cerca de la clínica, considerada una de las mejores del mundo en patologías cardíacas.

Este problema de salud podría impedir que Banderas asista al cierre del Festival de Cine de Málaga, que este año le otorga su Biznaga de Oro honorífica. Eso sí, no le ha impedido celebrar el día del padre a través de las redes sociales, con un emotivo mensaje dedicado a su hija Stella del Carmen y unas tiernas fotografías: "Y entonces eres padre y la vida se proyecta al infinito propulsada por un amor incondicional".

And then you become a dad, and you discover the meaning of unconditional love. With Stella inLlondon, promoting El Zorro.

Una publicación compartida de Antonio Banderas (@antoniobanderasoficial) el


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.