Selena Gómez vuelve de su retiro más sexy que nunca

17/03/2017 - 13:20

La joven ha vuelto y lo ha hecho por todo lo alto: de lo más sexy y en la portada de Vogue. Durante el reportaje que ha protagonizado cuenta que decidió alejarse de los focos debido a su adicción a Instagram, a su depresión y a sus ataques de pánico, los cuales ahora están controlados por su terapeuta.

Selena Gómez (24) es la persona con más seguidores de toda la red: 113 millones de adeptos no parecen ser fáciles de asimilar. "Tan pronto como me convertí en la persona con más seguidores de Instagram, me asusté un poco", declara sobre ello en su entrevista para Vogue.

Wearing @coach for @voguemagazine !!

Una publicación compartida de Selena Gomez (@selenagomez) el

Además, añade que en la actualidad y después de seguir una terapia intensiva por sus problemas de depresión y ansiedad no tiene instalada la aplicación en su teléfono móvil. "Me levantaba y me iba a dormir con ello. Era una adicta, y veía cosas que no quería ver y me metía cosas en la cabeza de las que no me quería preocupar", cuenta.

"Mi autoestima estaba destruida. Estaba deprimida, con ansiedad. Básicamente, sentía que no era buena, que no era capaz", señala, dejando claro que esto forma parte del pasado.

La ex novia de Justin Bieber tuvo que cancelar su gira el pasado agosto por su enfermedad y desde entonces son escasas las ocasiones en las que se la ha podido ver en público. Su sensual reportaje para esta revista supone la vuelta al ojo público de la joven, aunque no revela cuándo regresará a los escenarios.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 1

#1
18-03-2017 / 13:11
Geraneos
Puntuación 4   A Favor   En Contra

La fornicaría all night long


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.