Adriana Lima vuelve a estar soltera

9/03/2017 - 14:09

La modelo de Victoria's Secret ha roto su relación con el jugador de rugby Julian Edelman tras ocho meses de noviazgo. Al parecer, la incompatibilidad de agendas ha sido imposible de solventar y rompieron el fin de semana de la gala de los Oscar.

Adriana Lima (35) vuelve a estar soltera. Según el portal EOnline, la top brasileña y el recepcionista de los New England Patriots, Julian Edelman (30), han puesto fin a su relación por la incompatibilidad de agendas. Comenzaron a salir en julio de 2016 y fueron captados en actitud muy cariñosa en la isla de Nantucket (Massachusetts).

La modelo es uno de los ángeles de Victoria's Secret más valorados y la segunda top mejor pagada del mundo, sólo por detrás de su compatriota, Gisele Bundchen. Con sus 178 centímetros de altura y sus medidas casi perfectas, 86-61-90, Lima se embolsa unos 40 millones de euros al año.

La maniquí tiene dos hijas, Valentina y Sienna, fruto de su relación con Marko Jaric, del que se divorció en 2014 tras cinco años de matrimonio.

❤️❤️❤️GIRLS TIME ❤️❤️❤️👧🏻👧🏻

Una publicación compartida de Adriana Lima (@adrianalima) el


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.