Ana Fernández se acuerda de Santi Trancho dos años después de su muerte

7/03/2017 - 13:23

Este martes no es un día cualquiera para la actriz. Hace dos años, en un oscuro 7 de marzo, un fatal accidente de moto en la sierra madrileña acabó con la vida de su entonces novio, el cámara de televisión Santi Trancho, a los 32 años de edad. Pese a su muerte, la intérprete sigue acordándose de él, como ha mostrado en las redes sociales, donde le ha dedicado un profundo mensaje.

"Dejarlo todo parecía la mejor opción, pero al final enfrentarse con valentía a los obstáculos, seguir respirando y darse otra oportunidad hace que acepte la vida en todos sus aspectos porque la muerte es parte de la vida como la sombra forma parte de la Luz. Hoy hace dos años que cambió mi vida, que cambié yo, doy las gracias por amar y ser amada. Tiempo que rápido pasas", ha escrito Ana Fernández junto a la imagen de un bonito atardecer en el mar.

Y es que la protagonista de Los Protegidos no olvida lo importante que fue Trancho para ella y el inmenso dolor que sufrió tras su fallecimiento. Por suerte, Ana fue recuperándose poco a poco y encontró de nuevo el amor con el cantante Adrián Roma, con quien sale desde hace más de un año.

Él ha sido quien le ha devuelto la ilusión, si bien es cierto que el recuerdo de Santi siempre estará prensente en ella, tal y como ya ha demostrado varias veces en las redes. Sus seguidores, conscientes de los difíciles momentos que atravesó en el pasado, le han animado a seguir mientras le han felicitado por su gran valentía.

Como no niños, por fin disfrutando de @anafdz1989 !!! Te quiero ratita!

Una publicación compartida de Santi Trancho (@junglecam_) el


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.