elEconomista.es

Tom Brady y Gisele Bündchen: la mezcla perfecta entre dinero y amor

8/02/2017 - 18:06

Son guapos, ricos y famosos, pero no solo eso. Él acaba de ser campeón de su quinta Super Bowl mientras ella es la modelo mejor pagada de la historia. Ambos, en definitiva, forman la conjunción perfecta entre el dinero y el amor, una mezcla que les ha llevado a ser la pareja de moda en Estados Unidos.

Gisele Bündchen es quien aporta mayor riqueza al matrimonio formado en 2009. Según Business insider, la guapa brasileña ha acumulado más de 1.000 millones de dólares, procedentes del universo de la costura, mientras que su marido ha cosechado 196 millones de dólares durante sus más de 15 años como quaterback en la NFL.

Pese a su éxito en las pasarelas, Gisele decidió dejar su oficio hace casi dos años para centrarse en su familia, especialmente en los dos hijos del matrimonio: Benjamin Rein (7) y Viviane Lake (4). La retirada no supuso una gran merma en sus ingresos, que hasta este año han sido siempre superiores a los de Brady. De hecho, Bündchen ganó el año pasado 30,5 millones de dólares, dos más que su esposo.

Tom Brady, en cambio, sigue alargando el momento de su retirada pese a los intentos de su mujer, que le instó a dejarlo tres veces tras ganar la Super Bowl el pasado domingo. "No, cariño", dijo Brady, que acaba de firmar un contrato dos años más por 41 millones de dólares. Este acuerdo situará sus ingresos por encima de los de su mujer por primera vez.

Tanto Brady como Bündchen son dos importantes rostros en lo que a publicidad se refiere. Si el quaterback genera 8 millones de dólares al año con su aparición en un anuncio, Gisele gana 100.000 dólares diarios, incluso estando retirada.

El matrimonio invierte en negocios inmobiliarios. Antes de mudarse a un apartamento en un exclusivo rascacielos de Nueva York, Tom y Gisele vendieron su mansión de Los Ángeles por 40 millones de dólares en 2014. La transacción les supuso unas ganancias de 20 millones, ya que duplicaron el precio del inmueble.

Lo mismo suceció con el piso en la Gran Manzana, el cual habían comprado por 11,7 millones de dólares, para luego venderlo por 17,25 millones. Actualmente, la pareja vive en un apartamento en el lujoso barrio neoyorquino de Tribeca con vista a la costa, valorado en 20 millones de dólares.

Brady, además, es un gran amante de los coches de lujo, eso sí, no posee una flota de vehículos como sí tienen otros deportistas. Su garaje está compuesto por un Rolls Royce Ghost, un Bugatti Veyron y un Audi S8, obsequio de la compañía automotriz.

Sin yates o jets privados, el matrimonio invierte gran cantidad de dinero en su salud. Tom tiene a su disposición a un equipo médico exclusivo, con quienes trabaja diariamente. Gisele, preocupada por su alimentación y la de su familia, cuenta con un chef personal, que les acompaña en casa desde hace años y les prepara una estricta dieta. También tienen un entrenador personal que hace las veces de amigo, guía espiritual, consejero, asesor en nutrición y fisioterapeuta.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0