Tita Cervera y Montoro: 800 millones de euros en juego y el plazo ha expirado

31/01/2017 - 11:08

El 30 de enero. Ésa era la fecha en la que expiraba la cesión gratuita que la baronesa realizó al Ministerio de Cultura de su inmensa colección pictórica hace ya 11 años. Sus problemas con Hacienda y los de su hijo han enfadado tanto a Carmen Cervera que amenazó en varias ocasiones con trasladar todas sus obras fuera de España.

El plazo para llegar a un acuerdo con Montoro expiró este lunes, pero los abogados de ambas partes no llegaron a ninguno y aún continúan sus negociaciones. En total, se trata de 429 piezas, en su mayor parte de pintura europea, depositadas por la baronesa desde 1999 en régimen de préstamo gratuito, en virtud a un pacto con la Administración. Si se rompiera el pacto entre la baronesa y el ministerio, el conjunto, valorado en 800 millones de dólares, se destinaría a fines más lucrativos fuera de España: "Ya me gustaría saber qué va a pasar con los cuadros, pero me temo que son mis abogados los que están negociando", dijo Tita hace unas semanas.

Recordemos que 2016 fue el año en el que comenzaron sus problemas con Hacienda. La Fiscalía acusó a su hijo Borja de delito fiscal y quiere que pague una multa de un millón doscientos mil euros, lo cual a su madre no le parece muy bien: "Mi hijo está fatal porque son cosas que no se hacen así", aseguró entonces la baronesa. A la espera de que resuelvan los problemas de Borja con el fisco, Tita ultima la apertura de su museo en Andorra en febrero.

No es la primera vez que Tita, harta de Montoro, ha advertido de que podría llevarse sus cuadros fuera de España. Las pesquisas abiertas sobre el lugar de residencia de ella y de su hijo han encendido a la viuda del barón y ella ha recordado hasta la saciedad que tiene su colección cedida al Estado español de manera gratuita. Tita Cervera siempre ha asegurado que ella no tiene "nada raro" y que sus cuentas están en Suiza porque ella "es suiza". También dice que tributa en Andorra porque tiene allí su residencia, "desde hace muchos años". Sobre su hijo, habla de "difamación" y de "vergüenza".

Sobre sus cuadros, en abril ya hablaba de ellos cuando renovó el contrato de cesión porque se lo pidió el Gobierno en funciones: "Pero puede haber llegado el momento de llevármela definitivamente, si sigue así la cosa", llegó a decir. "Estoy ofendida porque no hay nada raro en mi vida. Nada. Nada. Nada", protestaba.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0