Isabel II "mejora", según su hija pero, ¿qué pasará cuando muera la Reina de Inglaterra?

2/01/2017 - 13:35

El Palacio de Buckingham se ha visto obligado en las últimas semanas a desmentir rumores sobre la muerte de Isabel II. Las falsas noticias saltaron después de que la Reina no asistiera al tradicional servicio religioso de Navidad en Sandringham debido al parecer a un fuerte resfriado. Comenzaron a extenderse por Twitter, a partir de una falsa cuenta de BBC News.

La intensidad de tales mentiras llevó al Palacio de Buckingham a algo tan sumamente inusual como comentar la salud de Su Majestad, diciendo que la reina "sigue recuperándose de un fuerte resfriado y permanecerá en el interior para ayudar con su recuperación". La hija de la soberana, la princesa Ana, dijo este domingo que su madre "está mejor" pero el run run sobre la verdadera naturaleza de la dolencia que afecta a la Reina es una incógnita que ha llevado a muchos medios, especialmente británicos, a preguntarse qué ocurrirá cuando la Reina, un día, esperemos que muy lejano aún, fallezca. Recordemos que, aunque Isabel II cumplió 90 años en 2016, su madre vivió 101. Sin embargo, hay una certeza que sirve para todos, por muy azul que sea su sangre: morirá alguna vez.

Las Union Jacks ondearán a media asta

No se puede saber todo lo que ocurrirá cuando su corazón deje de latir. Por ejemplo, sobre cómo reaccionará el mundo. Pero hay muchos elementos que rodean el acontecimiento que ya han sido planificados meticulosamente. Tras el fallecimiento se verán escenas sin precedentes en el Reino Unido. Por ejemplo, habrá cambios en el himno nacional (God Save The Queen será de nuevo God Sabe The King), es seguro que se suspenderá la cotización de la bolsa de Londres, y las televisiones, al menos la BBC, evitarán emitir comedias o programas que no sean acordes con el duelo.

La muerte de la reina dará lugar a un período oficial de 12 días de luto nacional. Las banderas ondearán a media hasta en todo el país y se abrirán libros de condolencias en las embajadas de todo el mundo. La Bolsa de Valores de Londres estará cerrada por lo menos el día del funeral de la reina y es muy probable que durante varios días. Ello afectará no solo a la economía de la Gran Bretaña (que sufrirá miles de millones de pérdidas) sino a la de otros lugares del planeta.

El cuerpo sin vida de la reina será llevado al Parlamento. Permanecerá en Westminster Hall (como la Reina Madre en 2002) hasta su funeral. Más de 200.000 personas se desplazaron hace 15 años para presentar sus respetos a la Reina Madre y se espera que ese número sea superado con creces tras la muerte de la Isabel II.

Impacto medático

La BBC suspenderá toda la programación y al menos su primer canal ofrecerá cobertura permanente de lo que vaya aconteciendo en torno al fallecimiento.  Si su Majestad fallece durante la noche, su muerte no se anunciaría hasta las 8 de la mañana, después de lo cual su retrato será exhibido en la pantalla acompañado del himno nacional. Así se hizo después de la muerte de la Princesa Diana en 1997. Los otros canales no está obligados por ley a cambiar la programación aunque se da por hecho que lo rejilla programas de comedia durante  los 12 días de luto nacional.

La sucesión

Como heredero, el príncipe Carlos (68 años) se convertirá automáticamente en rey cuando su madre muera. Es técnicamente imposible que el trono quede vacante ni un segundo. Sin embargo, el consejo real tendría que ser convocado en el palacio de St James para declarar formalmente a Carlos como Rey. Se le pediría que jurara lealtad al Parlamento y a la Iglesia de Inglaterra frente al consejo. A su vez, las Cámaras serán convocadas para jurarle lealtad. La letra y el título del himno nacional serán cambiados, y también los nuevos sellos, las monedas y los billetes, que reflejarán la ascensión del príncipe Carlos al trono.

El príncipe Guillermo solo podría convertirse en rey si su padre, el príncipe Carlos decidiera abdicar y pasarle el trono a su hijo. Carlos , desde 2013, soporta más carga de trabajo institucional, en la medida en que la Reina lo ha reducido. Expertos en monarquía británica interpretan esto como una entrega paulatina de las riendas de la jefatura del Estado. Sin embargo, una encuesta realizada el pasado mes de abril concluyó que sólo el 53% de las personas declaran que les gusta Carlos, comparado con el 77% que adoran a su reina.

El funeral

El funeral de Estado de la reina será con toda seguridad el más grande jamás visto en el Reino Unido. Se espera que tenga lugar en la Abadía de Westminster y es probable que sea de los más seguidos en la historia de la Humanidad. Ni los de la princesa Diana (en la imagen de arriba), la reina madre o Margaret Thatcher podrían compararse. El servicio religioso, por supuesto, estará dirigido por el Arzobispo de Cantherbury, actualmente el Rev Justin Welby. Los políticos y jefes de estado de todo el mundo asistirán, así como la Familia Real. Por tanto, es seguro que a la vez el evento se convierta en uno de los más protegidos de todos los tiempos, con fuerzas armadas preparadas para protegerse contra posibles ataques terroristas. El cortejo partirá con el ataúd desde Westminster Hall, y el carruaje discurrirá rodeado de  por la capital británica hasta la abadía de Westminster. Se espera que la Reina sea enterrada en la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor, donde descansan su madre y padre, el Rey Jorge VI.

El New York Times informaba en su portada del fallecimiento del padre de Isabel II en Sandringham


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0