elEconomista.es

Fernando Tejero y su amigo ingeniero

25/11/2015 - 10:38

El famoso actor de La que se avecina, Fernando Tejero, parece haber encontrado de nuevo la tranquilidad, después de su tormentosa relación con su ex, junto a un joven albaceteño llamado Raúl. Aunque todavía no han confirmado ni desmentido nada, ambos tienen muy buena relación y comparten muchos momentos juntos.

Es ingeniero de telecomunicaciones, tiene 28 años (20 menos que el intérprete) y es albaceteño. Después de que Fernando haya compartido en su cuenta de Instagram varias fotografías junto a él, los rumores y especulaciones no se han hecho esperar. Algunos de sus seguidores se han lanzado a preguntarle directamente si el joven es su nueva pareja. "¿Sois pareja?" preguntó uno de los más atrevidos aunque sin fortuna.

Día duro de curro....Cena en buena compañía

Una foto publicada por Fernando Tejero (@fernando_tejero) el

Sin embargo, para muchos las fotos junto a mensajes como "Cena en buena compañía" son más que una prueba. Han estado juntos este fin de semana en Cádiz y juntos han regresado a Madrid como ha publicado el actor de La que se avecina.

Retorno a Madrid

Una foto publicada por Fernando Tejero (@fernando_tejero) el

Raúl Muñoz, así se llama el joven, cursó Ingeniería de Telecomunicaciones y fue becario en Telefónica. Gracias a su esfuerzo y trabajo se ha ganado un puesto en esta multinacional en Operaciones y Redes. Por suerte, su trabajo no le absorbe a tiempo completo, por lo que puede dedicarse a sus hobbies: la interpretación, el deporte y la música. Es un chico polifacético que ha participado en varios musicales y ha grabado algunas piezas que ha colgado en YouTube. Además, también ha sido campeón de España de diferentes categorías de kung-fu, arte marcial que practica desde pequeño.

Este nuevo amigo especial de Fernando guarda cierta similitud física con su anterior pareja, Miguel Ortiz. El intérprete y Mister Gay 2012 mantuvieron una relación tormentosa que finalmente terminó en 2013 y no de muy buenas maneras.

Después de todo, Fernando vuelve a sonreír de la mano de este ingeniero con el que comparte largas jornadas. Solo el tiempo y ellos decidirán si se convierten en algo más que amigos especiales.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0